Tarima flotante sintética

La tarima flotante sintética está compuesta por tablas con varias capas de derivados de la madera. La última capa normalmente es un compuesto sintético de resinas de melamina a alta presión. Esta última capa lleva impreso un dibujo que imita la madera u otros materiales.

Tarima flotante sintética

El grosor de cada lama es de entre 6 y 12 mm . La longitud normalmente va de los 1280 mm a los 1350 mm, con anchos de 150 y 180 mm. Nos podemos encontrar en el mercado anchos y largos especiales.

Las tarimas flotantes sintéticas nos ofrecen muchas posibilidades, las podemos encontrar en una gran cantidad de estilos, formatos, colores y texturas. Son capaces tanto de imitar maderas naturales, como de piedra o cerámicas. Las podemos encontrar con relieves.

Las tarimas flotantes sintéticas son sencillas de instalar y son mucho más económicas que otros tipos de tarimas flotantes.

La durabilidad de la tarima flotante sintética o laminada puede variar entre 5 y 35 años. La composición laminada permite resistir mejor las tensiones de deformación. Aguanta mucho más la humedad que otros tipos de tarimas flotantes.

Por norma general, es más dura y aguanta mejor los arañazos y los golpes. También ofrece una mayor resistencia a las manchas y a las quemaduras de cigarrillo.

Los laminados sintéticos puede presentar diversas propiedades, dependiendo del material y del fabricante, por lo tanto, los suelos se clasifican en cinco calidades según la norma EN 13329.2 Estas categorías son el resultado de un test de abrasión. En este test se pone a prueba el suelo. La prueba consiste en la frotación para determinar la durabilidad y resistencia del mismo hasta que desaparece la impresión y el suelo se vuelve blanco.

Según el número de vueltas soportadas, la resistencia de la melamina de una tarima flotante sintética puede ser:

  • AC-1, si la melamina resiste más de 900 vueltas.
  • AC-2, si la melamina resiste más de 1.800 vueltas.
  • AC-3, si la melamina resiste más de 2.500 vueltas.
  • AC-4, si la melamina resiste más de 4.000 vueltas.
  • AC-5, si la melamina resiste más de 6.500 vueltas.
Tarima flotante sintética

La resistencia también depende del uso que le demos a la tarima flotante sintética, por lo que las clasificaciones anteriores van de la mano de las siguientes:

  • Clase 31, cuando a la tarima flotante sintética se le da un uso doméstico intensivo o un uso comercial moderado.
  • Clase 32, cuando se le da un doméstico intensivo o un uso comercial normal.
  • Clase 33, cuando se le da un uso doméstico intensivo o un uso comercial intensivo.
  • Clase 34, cuando se le da un uso doméstico intensivo o un uso industrial moderado.

El punto más débil de las tarimas flotantes sintéticas es el sistema de anclaje. Dependiendo de la calidad del anclaje, el aspecto estético variará. Debido a esto, es importante que la superficie dónde se instale sea lo más nivelada y plana posible.

Las tarimas flotantes sintéticas no permiten el acuchillado, por lo que son el tipo de tarima flotante menos duradero, ya que no se puede renovar.